jueves, 16 de febrero de 2017

Los violentos y el caradura

Hoy se ha vuelto a poner de manifiesto que Artur Mas está perfectamente capacitado para doblegar la paciencia de quien viviendo en Cataluña se atreve a reflejar la realidad cotidiana… incluso cuando los independentistas no salen bien parados. Este sujeto que un día ejerció de President de la casta independentista acaba de afirmar que hay una campaña orquestada por el Estado para relacionar independentismo con violencia y se ha quedado más ancho que largo. Cualquiera ajeno a la situación política catalana puede comprobar en las hemerotecas algunos de los innumerables ataques físicos y acosos, a modo de escarnio moral, que han sufrido muchos de aquellos que se han significado en contra de esta peligrosa tendencia ideológica. Otra posibilidad para desenmascarar a este político separatista en horas bajas sería esperar a la próxima conferencia que ofrezca SCC, C’s, PP o UPyD en la UAB y ver cómo los “cuatribarrados estrellados” hacen acto de presencia con su sobrecarga de anacronismo, odio, violencia y totalitarismo. Yo mismo he sido testigo en decenas de ocasiones de agresiones, perpetradas por encapuchados con “esteladas” (banderas independentistas), contra quienes pretendían crear, años atrás, un nuevo partido político de corte diametralmente opuesto al separatismo. Del mismo modo, he recopilado miles de pruebas gráficas que me permiten afirmar que, en esta comunidad autónoma de España controlada por fanáticos independentistas, no solo se hace apología de la violencia de forma muy generalizada sino que se amenaza con bastante impunidad a la disidencia. Además, los independentistas hacen uso descarado y partidista de las instituciones públicas, se saltan las leyes que les son molestas por muy democráticas que estas sean y hacen todas las trampas que pueden… hasta en los colegios electorales. Así que, con la paciencia enervada, solo me resta indicar a Artur Mas que se dirija a otro perro con ese hueso que quien al ruin perdona más ruin se torna y la violencia independentista en Cataluña es tan real como innoble es aquel que la niega.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Dos contextos y una realidad

La realidad parcial que te describe esa plantilla de TV3, formada principalmente por un hatajo de activistas independentistas con sueldos de periodistas de renombre, ha costado a los contribuyentes muchos miles de millones de euros. Sin embargo, ha logrado que dos tercios de su audiencia original desaparezcan por el camino. En contraposición, las miles de fotos alojadas en mi cuenta de Flickr que complementan esa parte de la realidad escondida desde la televisión “pública” de Cataluña salen gratis al erario público. Sin que lo referido anteriormente sea óbice para que ya acumulen millones de visitas. Solo los álbumes en los que están clasificados estos documentos gráficos que muestran lo pernicioso del independentismo en Cataluña han sido examinados en más de 100000 ocasiones y las 200 fotos más ojeadas sobrepasan el medio millón de visitas.

martes, 31 de enero de 2017

Ni me vendo ni me acojono

Pues, a diferencia del President de los independentistas de Cataluña, no me planteo nada en relación a adelantos de “algo” que ellos tratan de revestir, sin éxito alguno, de “mandato democrático”; pero que nos va a volver a costar un riñón a todos los catalanes y solo va a servir para que algunos de los de siempre se vuelvan a llenar los bolsillos de euros. Porque yo sí sé, y a ciencia cierta, que no participé en el fiasco del 9N y que tampoco voy a participar en acto ilegal pariente del anterior aunque el separatista Puigdemont y su cuadrilla de fanáticos lo celebren mañana mismo y vuelvan a poner un autobús “gratis” a la puerta de mi casa para facilitarme la participación o vuelvan a salirme al paso “voluntarios” cuando pasee por las calles para forzarme a intervenir en semejante farsa. Para que los de la casta independentista no se lleven a engaño, les hago saber que mi palabra vale mil veces más que mil banderas estrelladas: por eso seguiré del lado de la Ley y la Democracia.

jueves, 26 de enero de 2017

El espectro independentista

En este punto de nuestra historia reciente, decir que sorprende un desatino llevado a cabo por nuestros “responsables” políticos del Govern de Cataluña, por grande que este sea, sería tanto como mentir porque, en ese sentido concreto, ya acreditan un historial que no se lo salta un galgo. Pero, ya que la tarde no me ofrece un pasatiempo mejor que escribir, voy a dejar constancia de los primeros interrogantes que me han sobrevenido a la mente cuando una consejera de Puigdemont ha espetado, en sede parlamentaria (¡poca broma!), que los funcionarios deberían hacer fiesta el próximo 6 de febrero habida cuenta del juicio al que serán sometidos tres políticos de su cuerda ideológica: ¿qué quiere esta gente independentista?, ¿ambicionará hacer un censo de funcionarios afines?, ¿querrá hacerlo al lamentable estilo de aquellos irresponsables que fueron puerta por puerta a lo largo y ancho de Cataluña en el 2014 bajo el lema “9N, ara és l’hora, fem un país nou”?, ¿de verdad cree oportuno que, para tapar las vergüenzas de Artur Mas y dos de sus subordinadas, los hospitales, colegios y residencias de ancianos se queden sin médicos, maestros y asistentes sociales por miedo a ser señalados como malos patriotas aparte de malagradecidos? Llegado a este extremo y después de tales preguntas, me voy a tomar la licencia de proseguir con los signos de interrogación: ¿habrá alguien, en el exacto momento en que esto lea, al que no le haya asomado ya por el centro de su imaginación un genio con apariencia de “Molt Honorable Jordi Pujol” señalando “malos catalanes” a diestra y siniestra?
Cientos de fotos relacionadas con este artículo.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Uña (CiU) y Carne (TV3)

Todo se hunde de forma alarmante en TV3 en los últimos tiempos (audiencia e ingresos por publicidad) de tal manera que no sería descabellado sospechar que Artur Mas anda dirigiéndola en la sombra. El último fracaso que, como de costumbre, no ha sido recogido por la prensa del régimen independentista ni en los más escondidos rincones de sus publicaciones, es que los de la Marató de TV3 solo han conseguido el 13,5 % de audiencia en Cataluña y que baje considerablemente la recaudación destinada a una noble causa. Todo lo anterior a pesar de que miles de pancartas publicitarias fueron repartidas por todos los recovecos de Cataluña y de que anuncios y cuñas propagandísticos fueron incluidos a mansalva en multitud de medios de comunicación. Sobra comentar, porque es de todos sabido, de qué sirvieron esas costosísimas campañas que montaban los de CiU contienda electoral tras contienda electoral, ¿no?
Esta foto podría pasar por la analogía perfecta del trinomio (Artur Mas, ANC y TV3) que más ha degenerado, en los últimos años, la calidad democrática en Cataluña.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Los catalanes de segunda

En la Cataluña gobernada por fanáticos independentistas, no contentos con discriminar al castellanohablante (307 fotos: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157666131992840), presentan al catalanohablante como la verdadera víctima lingüística de este territorio de España. Para despejar cualquier duda que se presente ante el anterior enunciado puedes conocer hasta qué extremos llegan en la imposición de la “llengua pàtria” viendo estas 6 fotos (https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157675740021061) y además, como contraposición, tienes la posibilidad de ver qué ocurre cuando las instituciones públicas no están en manos de totalitarios lingüísticos (14 fotos: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157676273093085).

viernes, 4 de noviembre de 2016

Para estar al tanto

Aquí donde arraiga el victimismo con suma facilidad. Aquí donde el clan habla en nombre del pueblo cada dos por tres. Aquí donde muchísimos de los que agitan banderas independentistas viven bien colocados en las administraciones públicas o gozan de espectaculares subvenciones. Aquí donde los que más tienen son los que más se quejan… Si aún no salta a la vista el rincón del mundo desde el que me he parado a escribir, dejo claro que se trata de ese pedazo de España que se conoce por Cataluña. Desde este preciso territorio urge aclarar, sobre todo en tiempos como los que corren, que aquel que mata a su convecino a golpes de urna no es un demócrata sino un asesino. Y por si quien esto lee tiene un día de aquellos en los que anda con la mollera dura, adjunto otra evidencia que arroja algo más de luz sobre la anterior, el que cuelga “esteladas” en los colegios electorales no es un buen patriota sino un tramposo.